Las ciudades permiten que la gente de alguna forma se aisle del mundo natural y viva continuamente sumergida en un mundo diferente, las ciudades son el símbolo de la grandeza de la humanidad pero también lo son de lo peor de nosotros mismos, y quien vive en un barrio no privilegiado como el mio sabe de que hablo. También son las culpables de que nos olvidemos de donde venimos y quienes somos. Algunas veces, cuando camino paseando a mis perros veo gente que se cruza de acera, o que tira de los niños y me pregunto que pasará por sus cabezas. Si la gran pompa en que nos gusta vivir es solo un producto de nuestro grandioso ego. Que piensan esos padres?, que les dicen a sus hijos?. Tal vez les dicen a sus hijos que los animales son inferiores porque son sucios y poco higiénicos.. mientras, muchas ciudades padecen entre sus mayores problemas los malos olores desprendidos por los orines no de los perros sino de los jóvenes que acuden a beber  y que después de muchas copas no se molestan en hacer cola.. mientras, en nuestras playas siguen acumulándose cada verano toneladas de basura, entre las que no es difícil encontrar cosas tan desagradables como excrementos, compresas o preservativos. Tal vez esos padres le dicen a sus hijos que los animales son malvados o aun peor «ignorantes», «amorales».. mientras, sigue habiendo cientos de casos de violencia familiar al año y cientos de miles de asesinatos (solo en España casi 2000 el pasado año), de padres a hijos, de hijos a padres.. mientras, siguen habiendo embarazos de niños, casos de profesores pedófilos y violaciones. Tal vez esos padres les dicen a sus hijos que son cosas diferentes, que no se puede comparar, que un animal es un animal, porque dios nos dio el mundo en presente y la prueba es que nos dio la razón y capacidad para tener curiosidad y pensamientos complejos, que el hombre siempre será el hombre..

La historia a demostrado que los pensamientos obtusos tienden a ser incorrectos, no eran mejor los europeos, no eran mejor los blancos, no eran mejor los arios, no eran mejor los hombres, y estoy convencido de que no soy mejor que ningún animal. El mayor acto de humildad del ser humano es vivir.. respirar, comer, dormir, defecar, reproducirse, lo que nos une irremediablemente al mundo que tratamos de olvidar hace que no podamos escapar a lo que somos.

Related Post